La Vendimia en DOP Jumilla: Adelantada para Variedades de Regadío y Retrasada para el Secano

La vendimia Jumilla
Índice
  1. Vendimia en DOP Jumilla: Adelantada y Retrasada
  2. Variabilidad Climática y su Impacto
  3. Estado del Viñedo y Reducción de Cuotas
  4. Reflejo de una Tradición Vitivinícola Centenaria
  5. Una Vendimia Dispar: Adelantada y Retrasada
  6. El Impacto en la Maduración
  7. La Monastrell y las Variaciones en la Madurez
  8. Estado del Viñedo y Reducción de Cuotas
  9. Medidas de Apoyo a los Viticultores
  10. Un Legado Vitivinícola Centenario

El ciclo de la vendimia ha comenzado en la Denominación de Origen Protegida (DOP) Jumilla, y este año presenta un escenario marcado por peculiaridades climáticas y variaciones en la maduración de las uvas. Este rito anual que celebra la cosecha del fruto de la vid es una tradición que se despliega por fases en esta región vitivinícola, con diferencias notables entre las variedades de regadío y las del secano, que prevalecen en la DOP Jumilla.

Vendimia en DOP Jumilla: Adelantada y Retrasada

Este año, el inicio de la vendimia en la DOP Jumilla se ha adelantado para las variedades blancas y algunas tintas, como la Syrah, provenientes de viñedos de regadío y ubicados en las áreas más cálidas. Sin embargo, la mayoría de los viñedos en secano, afectados por la sequía que prevalece desde la temporada anterior, presentan una brotación irregular en una misma parcela, lo que presagia una vendimia desafiante y desigual.

Mientras varias bodegas comenzaron la recolección de uvas blancas a principios de agosto, las variedades blancas aún se están cosechando en el sur de la DOP Jumilla. La disparidad en las maduraciones entre regadío y secano es evidente, afectando incluso a la misma vid que exhibe racimos en diferentes etapas de madurez debido a la irregularidad en la brotación de sus yemas.

Variabilidad Climática y su Impacto

Factores climáticos como el calor intenso de mayo adelantaron la brotación en algunas yemas, mientras que la intensa sequía que persistió hasta las lluvias de junio causó retrasos. Específicamente, la Monastrell, la variedad insignia de la DOP Jumilla, está experimentando una maduración más lenta, en contraste con las variedades blancas que se adelantan debido a las altas temperaturas.

Comienza la vendimia en Jumilla
Comienza la vendimia en Jumilla

Estado del Viñedo y Reducción de Cuotas

A pesar de las condiciones climáticas desafiantes, los viñedos se mantienen saludables sin ataques significativos de hongos. La mayoría de estos viñedos son de cultivos certificados en ecológico, lo que impulsa la calidad final y la cantidad de la vendimia. Sin embargo, se pronostica una disminución notable en la producción de viñedos en secano, que podría alcanzar hasta el 40% en algunas zonas.

El Consejo Regulador de la DOP Jumilla, en su reunión plenaria de mediados de julio, aprobó las normas para la campaña 2023/2024. Además de las normativas para bodegas y viticultores, se aprobó una excepcional reducción de cuotas para el viñedo como medida de apoyo debido a la merma de producción causada por la sequía. Se incorporaron inspectores al Órgano de Control para garantizar el cumplimiento de los requisitos por parte de los operadores.

Reflejo de una Tradición Vitivinícola Centenaria

La DOP Jumilla posee una rica herencia vitivinícola que se remonta a miles de años atrás, encontrando rastros de vitis vinífera y artefactos arqueológicos en Jumilla que datan del año 3.000 a.C. Esta región vinícola, situada entre el sur de Albacete y el norte de la provincia de Murcia, alberga viñedos plantados en altitudes que oscilan entre los 320 y 1.000 metros.

Con 39 bodegas certificadas y unos 1.500 viticultores en municipios como Montealegre del Castillo, Fuente Álamo, Ontur, Hellín, Albatana, Tobarra y Jumilla, la DOP Jumilla es un claro ejemplo de una tradición vitivinícola arraigada en un terreno árido pero fértil. A pesar de los desafíos climáticos, esta región sigue produciendo vinos de alta calidad que reflejan la rica historia y dedicación de sus viticultores.

Una Vendimia Dispar: Adelantada y Retrasada

Comienza la vendimia en Jumilla
Comienza la vendimia en Jumilla

La vendimia en la DOP Jumilla se presenta en dos fases claramente distintas este año, debido a la combinación de factores climáticos, incluida una sequía persistente y las lluvias que llegaron a mediados de junio. Mientras las variedades de regadío, favorecidas por su ubicación en las zonas más cálidas, han visto adelantada su vendimia, las variedades en secano, que constituyen la mayoría en la DOP Jumilla, enfrentan un panorama diferente.

El Impacto en la Maduración

La variabilidad en las condiciones climáticas ha llevado a una disparidad en la maduración de las uvas. En las zonas de regadío, donde los viñedos tienen acceso a agua y condiciones más estables, las variedades han alcanzado una madurez temprana, lo que ha permitido un adelanto en la vendimia. Sin embargo, en las áreas de secano, donde la sequía ha sido un desafío continuo, la brotación irregular de las yemas ha creado una complejidad en las etapas de madurez de las uvas. Esto resulta en racimos con diferentes grados de maduración en una misma parcela.

La Monastrell y las Variaciones en la Madurez

La Monastrell, variedad icónica de la DOP Jumilla, se caracteriza por su versatilidad y capacidad para adaptarse a diversas condiciones climáticas. Aunque su recolección se espera para octubre, la variabilidad en la brotación y madurez de las yemas ha llevado a una maduración más lenta y heterogénea. Se anticipa que, a medida que se acerque el tiempo de recolección, la vid se homogeneizará y las diferencias en la maduración se equilibrarán.

Estado del Viñedo y Reducción de Cuotas

A pesar de las dificultades climáticas, el viñedo en la DOP Jumilla ha mantenido un buen estado fitosanitario, con pocos ataques de hongos registrados. Muchos viñedos en la región están certificados como cultivos ecológicos, lo que resalta su enfoque en la calidad y sostenibilidad. Sin embargo, la sequía ha dejado su huella en la producción de uvas en secano, anticipando una disminución en la cantidad cosechada. Se estima que en la mitad sur de la DOP Jumilla, donde predomina el cultivo en secano, la merma podría oscilar entre el 30% y el 40%.

Medidas de Apoyo a los Viticultores

Consciente de los desafíos que enfrentan los viticultores debido a la sequía, el Consejo Regulador de la DOP Jumilla tomó medidas para apoyar a la industria. En su pleno de mediados de julio, se aprobaron las normas para la campaña 2023/2024. Además de establecer requisitos para bodegas y viticultores, se implementó una reducción excepcional en las cuotas para el viñedo. Esta medida busca brindar ayuda a los viticultores que han experimentado una disminución en la producción debido a la sequía.

Para garantizar el cumplimiento de las normas, el Consejo Regulador ha reforzado su equipo de control. Se han incorporado seis inspectores cuyo rol incluye verificar los rendimientos de uva en campo y la entrada de uva en bodega. Antes de la vendimia, estos inspectores revisan si las parcelas cumplen con los rendimientos máximos permitidos por la DOP Jumilla. En caso de exceder estos rendimientos, se levantan actas y se descalifica la producción total de la parcela para la campaña en curso.

Un Legado Vitivinícola Centenario

La DOP Jumilla, con su rica historia vitivinícola que se remonta a miles de años atrás, es un testimonio de la tenacidad de los viticultores en condiciones desafiantes. La región de producción se extiende por el sur de Albacete y el norte de la provincia de Murcia, abarcando municipios como Montealegre del Castillo, Fuente Álamo, Ontur, Hellín, Albatana, Tobarra y Jumilla. Con alrededor de 22,000 hectáreas de viñedos, en su mayoría en secano, esta región produce vinos de alta calidad en suelos predominantemente calizos.

A pesar de las precipitaciones escasas y las altas horas de sol, los viticultores de la DOP Jumilla continúan cultivando uvas con pasión y dedicación. La vendimia desigual de este año es un reflejo de su compromiso con la tradición y la producción de vinos auténticos que capturan el carácter único de la región.

En conclusión, la vendimia en la DOP Jumilla se presenta con retos y variaciones debido a factores climáticos y de sequía. Mientras las variedades de regadío han visto adelantada su madurez, las uvas en secano enfrentan desafíos con una brotación irregular. A pesar de esto, los viticultores de la región están trabajando con determinación para cosechar uvas de alta calidad y producir vinos que reflejen el legado centenario de la DOP Jumilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Please fill the required fields*