Pitingo: "Sin el Festival del Cante de las Minas no hubiesen pasado muchas cosas en mi carrera"

Pintingo en La Unión

Para el aclamado cantaor Antonio Manuel Álvarez Vélez, más conocido como Pitingo, visitar La Unión es como volver a casa. El artista tiene un fuerte vínculo con este municipio y siempre aprovecha la oportunidad de tener un concierto en la Región para hacer una visita y recordar la tierra que marcó el inicio de su carrera.

Fue en el año 2004 cuando ganó el premio al cantaor revelación, un reconocimiento otorgado a los jóvenes cantaores. Años más tarde, en 2011, 2016 y 2018, regresó como un cantante consagrado, presentando sus propios espectáculos. "Desde que tengo memoria, seguía el concurso del Cante de las Minas y uno de mis sueños era participar en él. Mi carrera prácticamente comenzó aquí, porque una vez que me di a conocer, empecé a recibir llamadas de peñas y festivales", rememora Pitingo. Aún hoy puede escuchar cómo el público ruge de emoción cuando le aplaude, un claro indicador de que disfrutan de su arte. Además, mantiene un profundo respeto por el escenario del Antiguo Mercado Público, que impone debido a la exigente audiencia que lo contempla desde abajo. "No es lo mismo estar en el escenario como concursante que venir como un artista consagrado, porque es como cumplir un sueño", añade emocionado.

Con orgullo, Pitingo admite que "sin La Unión y el Festival del Cante de las Minas, muchas cosas no hubieran sucedido en mi carrera". Esto hace que esté siempre dispuesto a regresar a la "Catedral del Cante", con el objetivo de sorprender al público y mostrarles su agradecimiento.

Durante su visita tanto al Ayuntamiento de La Unión como en el reencuentro con la placa que lleva su nombre en la 'Avenida del Flamenco', Pitingo estuvo acompañado por Joaquín Zapata, presidente de la Fundación Cante de las Minas, quien lo describe como "uno de los grandes embajadores de La Unión y de nuestro festival". Zapata expresa su orgullo y agradecimiento hacia estos grandes artistas que han dejado una huella imborrable en el municipio y que mantienen vivos los Cantes de Levante. "Solo podemos rendirnos y agradecerles por todo lo que han hecho", concluye emocionado.

Pitingo, con su pasión y talento, continúa dejando una profunda huella en La Unión y en el Festival del Cante de las Minas, y su presencia siempre será un regalo para los amantes del flamenco y la música de calidad.

Pitingo y La Unión

Su conexión con La Unión es palpable, y su gratitud hacia el festival es evidente en cada palabra que pronuncia. Pitingo reconoce que el Festival del Cante de las Minas fue el trampolín que le permitió alcanzar nuevos horizontes en su carrera artística.

El cantaor se siente en deuda con este evento emblemático, que le abrió las puertas a oportunidades y le brindó el reconocimiento que merece. Sin duda, el público de La Unión ha sido un apoyo fundamental en su trayectoria, y el rugir de los aplausos es música para sus oídos.

Pitingo
Zapata y Pitingo

Durante su visita, Pitingo tuvo el honor de ser acompañado por Joaquín Zapata, presidente de la Fundación Cante de las Minas. Zapata reconoció la importancia de Pitingo como embajador de La Unión y del festival, y le otorgó un merecido homenaje al descubrir una placa con su nombre en la prestigiosa 'Avenida del Flamenco'. Esta distinción simboliza el impacto duradero que Pitingo ha dejado en la comunidad y en el legado cultural de La Unión.

El compromiso de Pitingo con el Festival del Cante de las Minas es innegable. Siempre estará dispuesto a regresar a esta tierra que lo vio crecer artísticamente, para deleitar al público con su talento y carisma. Su presencia en el escenario del Antiguo Mercado Público es un momento mágico que cautiva a todos los amantes del flamenco.

La Unión se enorgullece de contar con artistas de la talla de Pitingo, quienes han contribuido a enriquecer la historia del festival y a mantener viva la pasión por el cante, el toque y el baile flamenco. Su presencia es un testimonio vivo del poder transformador de la música y su capacidad para unir a las personas.

El Festival del Cante de las Minas seguirá siendo un referente en el mundo del flamenco, y artistas como Pitingo son la prueba de su impacto duradero. Su dedicación y talento son una inspiración para las nuevas generaciones de cantaores y bailaores que sueñan con pisar esos mismos escenarios.

La historia de Pitingo y su conexión con La Unión y el Festival del Cante de las Minas es un ejemplo vivo del poder de la música para cambiar vidas y abrir puertas. Su legado perdurará en el tiempo y seguirá resonando en los corazones de todos aquellos que tienen la suerte de presenciar su arte.

Pitingo y el Festival del Cante de las Minas son una combinación perfecta, una alianza que ha dejado huella en la historia del flamenco. Su amor por La Unión y su compromiso con el festival son un homenaje a la grandeza de la música y a la magia que se crea cuando artistas talentosos se unen a un público apasionado.

La Unión y el Festival del Cante de las Minas esperan ansiosos el regreso de Pitingo, sabiendo que su presencia siempre será un momento inolvidable. Mientras tanto, su música sigue resonando en cada rincón de esta tierra, recordándonos que el flamenco es un tesoro cultural que merece ser celebrado y preservado.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Pitingo: "Sin el Festival del Cante de las Minas no hubiesen pasado muchas cosas en mi carrera" puedes visitar la categoría Sin categorizar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir